Qué debes considerar antes de deshacerte de los Controladores de Entrega de Aplicaciones

0
444

This post is also available in: Inglés Francés Alemán Italiano Portugués, Brasil Ruso

Los controladores de entrega de aplicaciones (Application Delivery Controllers – ADCs) se consideran una solución que ofrece servicios avanzados. Pero solo tienen sentido si se actualizan cada 3 o 4 años. No obstante, en mi experiencia, existen varias organizaciones que están felices de poder seguir usando sus ADCs heredados durante un tiempo más, porque les permiten ahorrar en el costo de actualización, pero también para evitar las dificultades de reemplazar esta solución tan compleja. Esas son las organizaciones que también son más lentas para adoptar las soluciones en la nube (a pesar de que la mayoría ya saben que tendrán que hacerlo, al final).

Aquí hay cuatro factores a considerar sobre el futuro de tus ADC heredados.

Protección de tu inversión actual

Algunos proveedores de ADCs ofrecen verdadera longevidad en tu cartera de dispositivos, que incluyen actualizaciones del firmware para soporte de las nuevas necesidades que han surgido desde que el producto fue lanzado al mercado. Incluso si tienes dispositivos de ADCs de 4 a 6 años de antigüedad, es posible que te sorprenda saber que aún son compatibles con la virtualización y protección de aplicaciones TLS 1.3 (el último estándar SSL) y mucho más.

Si existe dicha actualización, con seguridad será a una fracción del costo de reemplazar toda tu infraestructura de ADCs. No se trata solo del costo del nuevo dispositivo, sino también de todos los recursos asociados con la integración de la nueva solución en tu entorno.

¿Pueden los ADCs heredados proteger mis aplicaciones?

En la actualidad, la protección de las aplicaciones se está convirtiendo en una necesidad para asegurar los datos de las organizaciones. Sin embargo, no siempre existe la opción de agregar protección de las aplicaciones a los ADCs heredados; pero, cuando es posible, se puede hacer de forma relativamente fácil sin reemplazar tu infraestructura ADC. No dejes de preguntarles a tus proveedores actuales antes de deshacerte de tu solución de ADCs, porque no todos pueden lograr esto mediante una actualización de software.

[También puede interesarte: Gestión de las aplicaciones en múltiples centros de datos: Estudio de un caso]

Agregado de control proactivo a mis aplicaciones

El ADC es el dispositivo que integra todas tus aplicaciones importantes. Solo tiene sentido si también proporciona un solo panel de vidrio con indicadores clave de rendimiento (KPIs) consistentes para controlar el estado de tus aplicaciones. La mayoría de los proveedores de ADCs en el mercado ya están alineados con ese concepto y proporcionan monitoreo de las aplicaciones Algunos también ofrecen análisis procesable y pueden localizar un problema y mostrar la acción correctiva. Esta es una funcionalidad relativamente simple para agregar a los ADCs heredados, que permite ahorrar tiempo y dinero, y mejorar la eficiencia.

[¿Te gusta esta publicación? Subscríbete ahora para recibir el contenido más reciente de Radware en tu bandeja de entrada todas las semanas, además de acceso exclusivo a contenido Premium de Radware].

Cómo probar la utilidad en el futuro de tus inversiones en ADC

Los ADCs heredados aún requieren actualizaciones; lo que significa inversiones. La pregunta que se nos viene a la mente es: ¿para qué invertir en una solución de ADC heredado si al final voy a hacer la transición a la nube? En vez de esa pregunta, hazte la siguiente: ¿puedo estar seguro de que la nueva inversión que hago hoy en mi ADC heredado me servirá cuando cambie mis aplicaciones a la nube? No siempre es posible, pero muchos proveedores te permitirán migrar tu capacidad de ADC física (con toda su funcionalidad) a aplicaciones virtuales en todos los entornos de la nube. La respuesta: cualquier inversión que hagas hoy en tu ADC heredado te será útil cuando migres a la nube.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here